The Knick, destripando los entresijos de la medicina moderna

alargada-knickEntrada SIN spoilers.

“Vivimos en un momento de infinitas posibilidades. Hemos aprendido más sobre el cuerpo humano en los últimos cinco años que en los 500 años anteriores” (Dr. John W. Thackery).

La revolución en medicina

detalles-medicina-knickEsta frase del piloto de The Knick es un buen reflejo de la esencia de la serie, que narra la vida de un hospital de Nueva York a principios del siglo XX. Se muestra los pilares de la medicina moderna y todos los avances y descubrimientos que hubo en esa época. Aparatos como los rayos X o el introscopio, operaciones quirúrgicas como la cesárea o la apendicitis, etc. Veremos cómo aplican métodos empíricos para resolver las múltiples incógnitas que había en aquel entonces.

Se nota que lo que sucede en The Knickerbocker Hospital está muy bien documentado. Para empezar, el protagonista (el Dr. Thackery) está parcialmente basado en William Halsted, un médico estadounidense considerado como uno de los pioneros de la cirugía moderna. Asimismo, encontraréis otros detalles basados en hechos reales, como la aparición de Mary Mallon, también conocida como María la Tifosa. Para los más curiosos, en la cuenta oficial de tumblr http://attheknick.tumblr.com/tagged/Real-Facts encontraréis (junto a algún que otro spoiler) datos que corroboran que muchas de las cosas que vemos en The Knick sucedían realmente en esa época.

Asimismo, cabe destacar que en cada capítulo nos encontramos con escenas de quirófano muy explícitas que pueden revolver el estómago a los más sensibles. Vemos con todo lujo de detalles como abren a las personas y trastean con su cuerpo buscando una solución a sus problemas. Sin embargo, son escenas con las que te acabas habituando y no debe ser un impedimento para que le deis una oportunidad a esta magnífica serie.

La Nueva York de 1900

detalles-epoca-knickPero la medicina es solo uno de los muchos temas que se tratan. Nos encontramos con una sociedad en la que los negros eran considerados inferiores. Debían ir a un hospital de negros y resultaba difícil que adquirieran posiciones de prestigio. Un hecho que ha cambiado de forma muy paulatina porque aún podíamos ver en Mad Men como en los años 60 la situación de los negros seguía siendo bastante desfavorable. Por otro lado, las mujeres eran tratadas como prostitutas o amas de casa que se encargaban de cuidar a los niños. Aun así, nos encontramos con personajes como Algernon Edwards (Andre Holland) o Cornelia Robertson (Juliet Rylance) que lucharán contra el racismo y el machismo de la época.

También se trata la pobreza y la sanidad. The Knickerbocker Hospital es el único que atiende de forma gratuita a gente sin dinero ya que el resto de hospitales se han mudado a la zona alta de la ciudad. De igual manera, es un hospital compartido con monjas por lo que la religión y el aborto tendrán también cabida en las tramas.

Todos estos temas y las relaciones entre personajes harán que la serie te vaya enganchando poco a poco, como la droga, y cuando acabe querrás más y más. Porque parece una serie lenta a simple vista pero la verdad es que tiene un buen ritmo, sin resulta frenética, tampoco llega a aburrir en ningún momento.

La estética y las actuaciones

detalles-fotografiaLa atmósfera sucia de esa época resulta absorbente. La ambientación está muy lograda, podemos captar la suciedad y la enfermedad que desolaba en esa época en Nueva York. Además se puede diferenciar claramente los diferentes ambientes y distinguir bien las zonas de mayor o menor riqueza. Es pues muy destacable el trabajo de vestuario y escenografía.

Con una fotografía cuidada en la que abundan los blancos impolutos en las escenas quirúrgicas, los rojos en las escenas de los prostíbulos, los marrones en los lugares más pobres y los amarillos en los de alto standing.

Asimismo, la música resulta cautivadora. Una banda sonora con melodías electrónicas a base de sintetizador compuesta por Cliff Martínez, ex-batería de los Red Hot Chili Peppers y habitual colaborador del director Steven Soderbergh. Se juega con el anacronismo musical aunque a diferencia de Baz Luhrmann, que buscaba en Moulin Rouge o El gran Gatsby un resultado estridente utilizando canciones de Madonna o Beyoncé, en The Knick las canciones acompañan sutilmente las imágenes y no resultan para nada fuera de lugar. Para algunos pueda ser una aberración, para mí la elección musical ha sido una de las grandes bazas.

Todo el cast realiza una labor formidable, especialmente Clive Owen, que se encarga de dar vida al Dr. Thackery. Su estupendo trabajo le ha llevado a estar nominado a los Globos de Oro (premios que han ignorado The Knick en el apartado de mejor serie dramática). Una muy merecida recompensa. Será sobre todo cuando se lleve su personaje al límite cuando veremos el verdadero trabajo que realiza el protagonista. Su personaje guarda varias similitudes con Dr. House o Sherlock Holmes: la experimentación científica, su arrogancia, su peculiar sentido del humor, sus variables estados de ánimo, su talento, su adicción a las drogas, etc. Complejo y fascinante.

Pero los secundarios también dan la talla, del primero al último, y nos presentan unos personajes muy realistas. Realmente nos creemos sus papeles y convierten unos personajes ficticios en personas de carne y hueso.

Cabe destacar que los diez capítulos están dirigidos por Steven Soderbergh, que trabaja también como director de fotografía y montador. Conocido por películas como Traffic, la trilogía Ocean’s o Behind the Candelabra, Soderbergh nos trae una serie de la cadena Cinemax (la hermana pequeña de HBO) con mucha personalidad y cuidada hasta el más mínimo detalle, realizada con gran precisión quirúrgica.

Todo ello concluye en un final de temporada magnífico, con una última escena brillante, que te deja con ganas de ver la segunda temporada. Una serie redonda de principio a fin, con una historia muy bien elaborada, un reparto que se desenvuelve con gran soltura y todo ello acompañado por una banda sonora y una ambientación exquisita. Espero que le deis una oportunidad a una de las grandes joyas que nos ha dejado este 2014 y como siempre, nos vemos en la próxima review.

ficha-tecnica-theknick-01

Anuncios

Acerca de Ana Cabana

ANA CABANA. Graduada en Publicidad y RRPP por la UPF. Seriéfila empedernida, cinéfila en proceso y sarcástica incomprendida. Cita predilecta: “Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros.” (Groucho Marx)

  1. admiradoraocultaenlassombras

    Gran post, has conseguida mediante una descripción ecléctica que me entre una oleada de interés por ver la serie. La pongo en pendientes!

  2. Laura

    ¡Hola, Ana!

    Felicidades por la entrada! Me ha encantado! He empezado a verla hoy y me está gustando mucho. La ambientación es fantástica, el tema que se trata es de lo más interesante y las actuaciones son de 10. Clive Owen es un actor que me encanta, pero últimamente andaba un poco desaparecido. Parece que este papel lo ha llevado de nuevo a la palestra y me alegro por ello 🙂 A ver como continúan los siguientes espisodios 😉

    Un beso muy grande y felices fiestas!!

    • ¡Hola, Laura!

      Me alegro que te esté gustando. En una serie muy completa y además a lo largo de los capítulos te va enganchando cada vez más. Pues a mí Clive Owen es un actor que nunca me ha desagradado pero que tampoco me ha llamado la atención. Ahora mi visión de él ha cambiado por completo.

      ¡Felices fiestas!

  3. Pingback: Las mejores series del 2014 | Cabana Review

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: